lunes, 6 de mayo de 2013

Sabadell, la Manchester española

El inicio de la actividad textil de Sabadell se produjo en el siglo XVI, cuando se convirtió en centro gremial de las actividades algodoneras. Este será el germen de la gran potencia textil en que se convertirá Sabadell en el siglo XIX. Tal será la potencia que se la conocerá como la Manchester española. Esta pujanza industrial atraerá también una pujanza financiera y urbanística que dejará una importante riqueza arquitectónica.

Hoy en día cuenta con unos 205.000 habitantes y es la cocapital del Valles Occidental junto a Terrassa. A pesar de los atractivos arquitectónicos no es un ciudad muy turística, quizás ensombrecida por la cercanía de Terrassa y su importante patrimonio románico o la presencia en la comarca de Sant Cugat del Valles y su conocido Monasterio.

Sabadell se encuentra a 21 km de Barcelona por la C-58, con lo cual es muy fácil llegar desde la capital catalana. Entramos por la salida Sabadell Centro y aparcamos por la Ronda de Ponent.

Comenzamos nuestro recorrido en la Plaça de Sant Roc, centro neurálgico de la ciudad, también conocida como plaça del ajuntament. Nos encontramos en el núcleo alrededor del que se desarrollará la ciudad a partir del siglo X o XI. En un principio fue una pequeña población fortificada alrededor de la iglesia parroquial que se encuentra en está plaza y de los caminos reales que unian Sant Cugat con Granollers y Barcelona con Manresa siguiendo antiguos trazados romanos.

Presidiendo la plaza se encuentra el Ajuntament. Este edificio se construyó como colegio de los Padres Escolapios en 1872 por Carles Gauran. En 1880 el ayuntamiento lo adquirió para ubicar aquí su sede en 1885.

En 1902 se arregló la fachada posterior y el antiguo patio del colegio se reconvirtió en una plaza.



Este edificio de regusto neoclásico quería ser, a finales del siglo XIX, el escaparate de la ciudad, donde se mostraba el orgullo de ser una de las primeras ciudades industriales de España. La inspiración neoclásica era adecuada para las clases dirigentes ya que identificaban el gobierno de la ciudad con el orden y la tradición.



Las dos fachadas presentan un aspecto monumental que recuerda los grandes edificios clásicos. Presiden la fachada principal dos farolas de hierro, réplica de los que iluminaban la plaza a principios del siglo XX. Esta fachada tiene 3 cuerpos, el central esta coronado por un frontón clásico con un reloj y el escudo de la ciudad. Destacan en este cuerpo central la balaustrada y las columnas jónicas.
Toda la zona está actualmente peatonalizada.


En la Plaça de Sant Roc encontramos otro de los edificios más emblemáticos de Sabadell. Se trata de la Iglesia de Sant Felix. Se ubica en el lugar donde se levantaba la de Sant Salvador, una iglesia románica del siglo XI. Después de diversas reformas, desde la época gótica hasta el siglo XVIII, el conjunto va a ser incendiado durante la Semana Trágica de 1909. La iglesia, excepto el campanario, la sacristía y el ábside gótico, será destruida y reconstruida a partir de 1914 en estilo neogótico. Está formada por tres naves. La nave central mide 11 metros y las laterales 4,5 metros.



El campanario de Sant Felix, construído entre 1724 y 1738, de estilo barroco, es de planta octogonal. Originalmente tenía 3 cuerpos bien diferenciados que correpondían a las diferentes funciones que acogía cuando se construyó. En la planta baja se encontraba la capilla del Roser, en el primer piso, el comunidor, el lugar donde el sacerdote conjuraba el mal tiempo y las adversidades, y arriba del todo, el campanario propiamente dicho, con las tres campanas: la Jacinta, la Dominica y la de las horas.
Los 3 primeros cuerpos están construídos en piedra y el último en ladrillo de tierra cocida. El proyecto original contemplaba que el campanario fuese más alto. A causa de la falta de recursos y de un accidente que se produjo durante la construcción, quedó tal y como lo  podemos ver hoy en día.
Es posible visitar el campanario



La contrucción de la nueva iglesia, a partir de 1914, finaliza en 1942 con la edificación de la gran fachada que cierra la plaza de Sant Roc. La fachada destaca por el gran ventanal y el portal. Estaba previsto que fuera flanqueada por 2 grandes torres, que no llegaron a ser construídas nunca.


Para poder ver el ábside gótico de 1420, tenemos que dar la vuelta hasta el carrer Rosa.


Enfrente de la fachada trasera del ayuntamiento, en la Plaça del Doctor Robert 3, se encuentra la Iglesia Vieja de los Escolapios, también conocida como iglesia de los Padres Claretianos o del Sagrado Corazón. Fue inaugurada en 1832 gracias a la financiación conseguida por la solicitud de los escolapios despues de una visita de Fernando VII a Sabadell en 1828. La concesión para la construcción fue de 480.000 reales.
El templo es de estilo neoclásico, obra del arquitecto Antoni Cellers. Desde 1899 pertenece a los misioneros claretianos.
Las dos esculturas que hay en la fachada, colocadas en 1949, son obra de Camil Fabregas y representan a San Antonio María Claret, fundador de los Padres Claretianos, y a el Doctor Feliu Sardà i Salvany, sacerdote, escritor y filósofo así como fundador de la Academia Católica local.
La iglesia en el exterior recuerda a los antiguos arcos de triunfo romanos. En la fachada podemos ver dos medallones, el de la izquierda representa a Fernando VII accediendo a la petición de los padres escolapios y el de la derecha vemos la aparición de la Virgen María a San Jose de Calasanz, fundador de la orden escolapia.


En el número 4 de esta misma plaza se encuentra el edificio de la Caixa de Pensions per a la Vellesa i d´estalvis. Aunque el diseño del edificio fue encargado al arquitecto Lluís Planes el año 1921, dos años más tarde se encargará un segundo diseño a Enric Sagnier.
El edificio hace chafrán y la puerta principal ocupa el vértice. Las dos fachadas adyacentes son simétricas respecto al mismo. En 1952 se añadieron las dos plantas superiores, y el ático con las pérgolas.
El edificio es definitorio del eclecticismo de Sagnier, con la combinación de elementos góticos con otros más bien influenciados por el novecentismo.
Un conjunto escultórico de Frederic Marès corona el edificio.



Volvemos a la Plaça de Sant Roc para tomar el Carrer de Sant Pau. En el número 6 de esta calle se encuentra el Teatre Principal. En este punto se situaba un teatro en la decada de 1830, el Teatro de la Villa. A causa del estado ruinoso en el que se encontraba va a ser derribado y sustituido por uno nuevo proyectado en 1863 por Francesc Daniel Molina. El nuevo teatro de estilo neoclásico, fue edificado entre los años 1864 y 1866. La construcción de este teatro es fruto de la voluntad de la burguesía de Sabadell de dotar a la ciudad de un edificio adecuado para tener una programación cultural estable.
El Teatre Principal consta de platea, dos pisos con palcos y un tercer piso que sería el gallinero. El aforo actual es de cerca de 500 localidades.


Siguiendo el Carrer de Sant Pau, en el número 34 se encuentra la Casa Plans. Es un edificio de planta y dos pisos construida en 1913.



Hay que destacar los esgrafiados con motivos florales que hay sobre los balcones.
Actualmente el edificio se utiliza como archivo administrativo del Ayuntamiento de Sabadell.


Siguiendo el Carrer Sant Pau podemos ver al fondo el Vapor Buxeda Vell.



El Vapor Buxeda Vell se construyó entre los años 1852 y 1854 por iniciativa de los hermanos Miquely Domenec Buxeda. En la fábrica se realizaba todo el ciclo productivo lanero. Simboliza la primera fase en el proceso de mecanización y será el primer establecimiento industrial de la ciudad que tendrá alumbrado eléctrico, el año 1876, producido por una de sus primeras máquinas de vapor.



Arquitectónicamente, el conjunto del vapor respondía a la tipología habitual: un conjunto de naves cubiertas por estructuras de madera con grandes ventanales laterales para proporcionar iluminación natural. Las naves estaban separadas por unos patios interiores, que se distribuian por la superficie de toda una isla urbana. El año de 1906 la empresa La Mercantil Sabadellense construyó una nueva sala de maquinas donde el año 1908 se instaló una máquina de vapor. Esta empresa subarrendaba la fuerza motriz que generaba la máquina y alquilaba los espacios del vapor a diferentes empresas.

Del antiguo vapor se conserva la última sala de máquinas, la sala de calderas, las carboneras, la chimenea, la torre de condensación e interesantes muestras de tecnología aplicada a la energía del vapor, del gas y de la electricidad. Desde el año 2001 es la sede del Museu de la Industria Textil Llanera.


En los alrededores podemos ver otras chimeneas que quedan como recuerdo del pasado industrial de la ciudad.


Junto al Vapor Buxeda podemos un edificio residencial de planta circular. Curioso pero poco práctico para sus habitantes pues debe ser complicado encajar los muebles.


Curiosos también los portales de los edificios cercanos al Vapor.


En el cercano Carrer del Sol, en el número 99 encontramos el Teatre del Sol. Se trata de un edificio de planta rectangular dividido en planta baja, tres pisos y buhardilla en la torre rectangular lo corona.
La fachada tiene elementos clasicistas, mientras que el interior tiene una escalera de acesso realmente suntuosa.
Antiguamente, el edificio fue la sede de la cooperativa La Sabadellenca. La antigua sala de actos es hoy la sala de espectáculos del teatro.


En el número 62 de esta calle se encuentra la Casa Joan Llenas Soler. Se trata de un edificio de planta baja, un piso y buhardilla. Destaca el balcón del primer piso, enmarcado con motivos propios del barroco, y el juego de líneas ondulantes con decoración de guirnaldas del tejado mostrando también una influencia barroca.


Encaminamos nuestros pasos hacia la Rambla. Es una arteria muy comercial y posiblemente caigas en la tentación de tomar algo en alguna de las terrazas de las numerosas cafeterías que alli puedes encontrar.
En el número 67-71 está el Casal Pere Quart, también conocido como las Voltes de L´Oliver. Se trata de una casa señorial del año 1862 de planta baja y dos pisos, de sección rectangular. El nivel inferior está articulado por un antiguo porche de cinco arcos de medio punto, las voltes por las que es conocido el edificio popularmente. En la fachada destacan los balcones de los dos pisos, las aberturas de ventilación de la cámara de aire, y la balaustrada con un frontón semicircular en el centro, con un ojo de buey.


Aprovechamos que estamos en la Rambla, el principal eje comercial del centro de Sabadell, para dar un paseo. Nos acercamos hasta la Iglesia de la Santíssima Trinitat que se encuentra en la esquina con Carrer de Zurbano. La iglesia actual proyectada por Lluis Bonet i Garí acabada la Guerra Civil ocupa el lugar donde se encontraba la iglesia de la Misericordia, que fue destruida en 1936.
Tiene planta basilical, cubierta de doble vertientey está acabada con obra vista. La fachada esta acabada con el perfil de la cubierta, y destaca la puerta sobre la cual se encuentra un tímpano escultórico, y las tres ventanas de medio punto.



Damos marcha atras y vamos en dirección a la Plaça del Doctor Robert y una curiosa fuente nos llama la atención en la misma Rambla.


Vamos hasta el Carrer de Sant Antoni Maria Claret donde se encuentra la Farmacia Argelaguet. La farmacia tiene dos fachadas, la otra da al Carrer del Pedregar 20, y destacan por los alicatados que envuelven las puertas, obra de Modest Casademunt.


En el Carrer del Pedregar 7, enfrente de la farmacia, se encuentra uno de los edificios más emblemáticos de Sabadell: la Casa Duran. Construida entre los años 1578 y 1606. Tiene las características propias de una casa señorial y, a la vez, de producción agrícola. La casa fue construida por iniciativa de Feliu Duran, hombre que tuvo un gran protagonismo en el Sabadell del siglo XVII, ya que fue procurador real y jurado del Consell de la Vila. Esta casa además supone un ejemplo del arte renacentista por sus elementos decorativos. En la parte superior de la puerta de la planta noble consta el nombre del propietario y la fecha, asi como el monograma de Cristo.



La Casa Duran consta de planta baja, piso y buhardillas. Destacan las ornamentaciones constructivas y pictóricas y la capilla privada, con un retablo renacentista presidiendo el altar. En la planta noble se situan los espacios residenciales, mientras que en las estancias de la planta baja se realizaban diferentes actividades económicas agrarias (siglos XV-XIX), textiles (siglo XVII), así como de fabricación de jabón (siglos XVIII-XIX). Se conservan diferentes elementos como las bodegas, los graneros o la fábrica de jabón.


Muy cerca, en el Carrer de la Industria 9, está el Colegio Sagrada Familia. Construido en 1908, por el arquitecto Gabriel Borrell, la escuela destaca por el uso de arcos parabólicos en la puerta de entrada y la ventana del lateral. En la fachada se utilizan las baldosas y el trencadis, y encontramos, como es frecuente en el modernismo en Sabadell, rejas muy trabajadas.


Enfrente, en el número 10, encontramos el Despatx Lluch. Es un edificio modernista proyectado por Juli Batllevell y construido en 1908. La influencia de Gaudi es muy clara ya que Juli fue su ayudante.
La parte más relevante de este edificio es la fachada ya que está rícamente decorada y se pueden apreciar estucados, cerámica rota, baldosa vidriada y pinturas. En la fachada destacan las arcadas, cuyas columnas están decoradas con unas grandes rosas de piedra. Las ventanas de la planta baja tienen alféizar concavo y decorado con cerámicas rotas.



El Despatx Lluch era el despacho textil donde se comercializaban los tejidos que fabricaba la familia Lluch. De hecho, en el Carrer de la Industria, donde se encuentra situado, había diversos despachos textiles y también algún vapor, debido a su buena situación muy cerca de la estación de ferrocarril, punto de llegada tanto de viajantes de comercio como de materias primas.
Actualmente acoge el Servicio de Atención Ciudadana del Ayuntamiento de Sabadell.


Como ya hemos contado en esta calle hay numerosas casas señoriales y despachos textiles fruto del desarrollo industrial de Sabadell.


En el número 32 encontramos la Casa Ponsà, actualmente Archivo Histórico de Sabadell. Se trata de una residencia burguesa construida en 1891 por Gabriel Borrell.
Es un palacio urbano, con la clásica división en tres cuerpos y tres pisos. Toda la fachada está forrada con un falso acolchado y destaca el balcón corrido en la planta noble, así como los adornos animalísticos y florales de las ventanas de claro gusto gótico. Este tipo de viviendas estaban organizadas en tres plantas: en la planta baja se encontraba situado el despacho, en la planta noble estaban las dependencias de carácter más privado y la planta alta estaba destinada al servicio o buhardillas.
Durante la guerra civil el edificio se uso como hospital, juzgado y prisión militar.


Casi enfrente, en el Carrer de la Concepció 20 se encuentra el Despatx y Fabrica Sallarès Deu, actualmente sede de la Companya d´Aigues de Sabadell y sede del Museu de l´Aigua.Proyectado en 1912 y cosntruido dos años más tarde, como una nave fabril de planta baja y primer piso. Posteriormente el crecimiento de la empresa provoca la adquisición de las fincas vecinas de la calle Concepciò.
La primera ampliación y remodelación del edificio se llevó a cabo por Josep Salvador, entre los años 1946 y 1948.
En la primera reforma en 1946 se construyeron los subterráneos y una nueva nave junto a la que ya existía, que pasó a ser almacén. La cubierta tiene forma de diente de sierra.
En la segunda reforma en 1948 se amplía el subterráneo y se levanta una nueva planta sobre el cuerpo original.


Al final del carrer de la Industria encontramos uno de los edificios más emblemáticos del modernismo de Sabadell, el Hotel Suís. Está situado delante de la estación de ferrocarril.



Lo más vistoso son los elementos decorativos de la fachada, el trencadis, los esgrafiados y el hierro forjado utilizado en los balcones y las ventanas.



Frente al Hotel Suís se encuentra la Antigua Estación de Ferrocarril, la nueva está soterrada. Fue construida en 1889, en sustitución de la anterior, construida en 1855. Está estructurada en tres cuerpos simétricos, todos ellos rectangulares, los dos laterales de planta baja, y el central de planta baja y un piso.


Vamos hacia la derecha, en dirección a donde se encuentran las dársenas de los autobuses. Justo enfrente nos encontramos el Vapor Badía. Actualmente aloja la biblioteca municipal más grande de Sabadell. Se trata de una nave del siglo XIX, antiguamente dedicada a la industria textil lanera.


Desde el final de las darsenas de autobuses se puede ver la chimenea del Vapor Codina.


Estratégicamente situado cerca de la estación de tren, lo cual le permitía recibir con facilidad el carbón procedente de Asturias y Gales, se construyó en 1880. El vapor está formado por diversas naves distribuidas en paralelo o en perpendicular, dejando patios en su interior. Originalmente ocupaba toda la isla de casas, y en la actualidad sólo se consevan algunas de las naves que sos utilizadas por el Ayuntamiento.


Tomamos el Carrer Tres Creus porque a la altura del número 86 junto al carrer de Sallarès i Pla 3 se encuentra el Vapor Sampere. También es conocido como el Vapor de la Torre del Rellotge. Era una fábrica de más de 1000 metros cuadrados. El vapor dispone de una torre que es una reconstrucción bastante polémica de la que había originalmente. Actualmente hay una tienda de la cooperativa Abacus.


Volvemos sobre nuestros pasos porque en Carrer del Marqués de Comillas 79 está la Escola Superior de Disseny (ESDI). En esta escuela se imparten cursos de diseño textil y de la confección. El edificio originalmente fue sede del Condicionament i Docks Sabadell: un centro de almacenamiento y análisis promovido por el Gremi de Fabricants. Fue diseñado en 1907 y se inauguró el 24 de abril del año siguiente. El proyecto original fue realizado por Francesc Izard, junto con el arquitecto Joaquim Manich.
Las necesidades de almacenamiento de las primeras materias que llegaban por ferrocarril crecía y para satisfacerla, se comenzó en un nuevo solar junto al edificio del Condicionament. Este nuevo edificio fue construido por el arquitecto Lluis Homs i Moncusí, el año 1921. La construcción gira en torno de un patio central, con una planta en forma de U. Este edificio, remodelado en 1989, es la actual sede del ESDI.


Volvemos sobre nuestros pasos en dirección a la estación de ferrocarril por la Gran Via. Justo enfrente del Carrer de las Tres Creus encontramos la Fira Sabadell. Está ubicada en la antigua sede de la multinacional ABB, un edificio industrial y emblemático construido en los años 40. Ahora es un espacio moderno, amplio y luminoso.


Una vez en la estación seguimos recto por el Carrer Arimon, hasta el número 24, donde se encuentra la Casa Arimon. Es una casa de planta y un piso que fue edificada en 1858 y radicalmente transformada en 1912. Tiene sección rectangular y un tejado sobre el que se levanta una torrecilla cuya sección también es rectangular.
Destacan la puerta de la fachada, abierta en arco trilobulado, y los trabajos de forja de todas las rejas.


En el Carrer Creueta 97 se encuentra la Casa Brujas. Se trata de un edificio residencial que pertenece a una de las familias industriales textiles de la ciudad. Dispone de un patio junto al edificio principal, de planta rectangular, con planta baja y un piso. Hay un balcon solarium de inspiración árabe.



Seguimos el Carrer Creueta hasta el cruce con Carrer Font Nova. Allí en el número 36 se encuentran los Lavaderos de la Font Nova. Son del año 1833, época de gran crecimiento urbanístico en Sabadell. Treinta años después, el ayuntamiento hacia levantar unas paredes que cerrasen el lavadero para evitar que se pudieran ver las mujeres lavando la ropa. Los lavaderos públicos en Sabadell van a caer en deshuso al final de los años cincuenta, con la llegada del agua corriente a las casas.



El lavadero de la Font Nova fue rehabilitado en 1997 y se ha conservado uno de los dos lavaderos que había. La otra parte del edificio se ha habilitado como equipamiento para la escuela pública Enric Casassas.



Volvemos al carrer Creueta y seguimos hasta el cruce con carrer de Sant Llorenç. Tomamos esta calle hasta el cruce con carrer Sant Josep donde en el 29 se encuentra el Despatx Genís i Pont. Construido en 1915, se trata de un despacho textil. El edificio de planta baja y un piso está construido con una gran variedad de materiales: piedra, estuco, cerámica, hierro forjado, etc.



La fachada destaca por su gran riqueza ornamental.



Casi enfrente, en el número 2 del carrer L´Illa se encuentra la Clínica de Puericultura i Maternitat. Construida en 1926, su uso inicial fue el de Clinica de Puericultura y Maternidad, por lo que es conocida popularmente como la Puericultura. El edificio fue ampliado posteriormente por el arquitecto Joaquim Mànich y restaurada la fachada. En la actualidad acoge el Departament de Cultura y el Omnium Cultural.
De planta baja y dos pisos, sus elementos decorativos responden a una estética neobarroca: balaustradas en los balcones, pilastras y columnas de orden jónico y una gran cornisa rematada por una gran balaustrada. En la fachada hay decoraciones realizadas por Modest Casademunt.



En la misma manzana, en el número 10 del Carrer L´Illa se encuentra Casa Buxo, más conocida como Escola Sant Gregori. Construido a mitad del siglo XIX como edificio residencial, ahora es utilizado como colegio.



Destaca la torre que se encuentra en el actual patio de la escuela, de estilo modernista, con tejado de baldosas verdes.



Volvemos hasta el Carrer Sant Josep para encontrar en el carrer Sant Joan 35 la Casa Taulé. Casa construida para Antoni Taule i Soley, aqui estuvo durante un tiempo la Escola Miralles- La Salut. Actualmente es sede de La Alliance Française en Sabadell. Edificio de planta y dos pisos con un patio interior.



 Tiene numerosos ejemplos de baldosa decorativa y hierro forjado.


Muy cerca se encuentra la Via Massagué 19 donde se encuentra la Iglesia de la Puríssima Concepció. Su construcción comenzó en 1879 y fue bendecida seis años más tarde.
Consta de una sola nave con dos capillas laterales. El campanario se alza en medio de la fachada. Esta formado por diferentes cuerpos cuadrangulares, siendo el último circular. Hay una serie de ventanas de medio punto y está coronado por una pequeña cúpula.


Seguimos por el cercano Carrer de l´Escola Pia para visitar en el número 92 la Escola Pia y la Iglesia de Sant Agustí.
El edificio de la Escola Pia fue inaugurada en 1885 y es obra del arquitecto Miquel Pascual i Tintorer. Anteriormente, los escolápios habían ocupado el edificio que actualmente es el ayuntamiento.



Del conjunto destaca la anexa Iglesia de Sant Agustí. Su arquitecto fue Bernadí Martorell, que fue colaborador de Gaudi.



Se comenzó a construir en 1924 y fue consagrada en 1932 aunque aún no estaba terminada. Tiene planta basilical, con una nave central y dos laterales.



Las paredes combinan el ladrillo y la piedra, siguiendo los postulados de Gaudí y Domènech i Montaner.

 
 
Desde aquí nos vamos a la Plaça del Mercat. Las obras de construcción del Mercat Central se iniciaron a finales del 1928 en unos terrenos que se conocían como Camp de la Sang, y finalizaron en 1930. Es obra del Arquitecto Josep Renom, y este edificio fue contemplado en su momento como modelo de lo que debía ser un mercado municipal. Con la construcción de este edificio Sabadell dispuso de un gran mercado que sustituia las antiguas carnicerías y el mercado al aire libre que se encontraba en la Plaça Major.



De estilo novecentista, tiene planta cuadrada irregular. Un nivel está destinado a alojar las cámaras y los almacenes, bajo el que actualmente hay un aparcamiento, y un nivel superior con las paradas de venta. En el proyecto inicial se preveian diversos tipos de paradas según su especialización que se han ido perdiendo. Los puntos de acceso se encuentran en los vértices. Destaca la compleja estructura metálica interior, obra de la factoría barcelonesa Fills d´en Miquel Mateu. La arquitectura del hierro permitió desde mediados del siglo XIX crear grandes espacios cubiertos a bajo costo y este edificio es un ejemplo de ello. Una de las entradas tiene una cupula que esconde los depósitos de agua.

 


Junto al Mercat Central se encuentra el edificio de la obra social de la Caixa de Sabadell. Originalmente este edificio acogió las aulas, los talleres y las dependencias de la Escola Industrial d´Arts i Oficis.


Se inauguró en 1910 y durante 50 años acogera la Escola Industrial hasta que a principios de los años 60 acoge las dependencias de la Obra Social de la Caja de Ahorros de Sabadell. Tiene un pequeño anfiteatro en los jardines, biblioteca, estancias de entidades culturales, un auditorio y una sala de conferencias. Destaca la alta torre cilíndrica que aloja en su interior una amplia escalera.



Muy cerca en el Carrer de l´Escola Industrial hay dos viviendas en el número 16 y el 18 que destacan por la utilización de hierro forjado en las barandas de los balcones y por las baldosas en las ventanas.


En el carrer de Sant Quirze 30 hay un sobrebio edificio, la sede del Gremi de Fabricants. Es de estilo neoclásico y fue construido en 1883. Además del Gremi, el edificio acogió las oficinas del Banc de Sabadell durante los primeros años de vida de esta entidad financiera. En 1954, el arquitecto Gabriel Bracons añadió el átrio y reformó la planta baja.


Terminamos nuestro paseo por Sabadell en el Carrer de Gracia 17, donde se encuentra la sede de Caixa Sabadell. Aunque la primera sede de Caixa Sabadell se encuentra en carrer Sant Antoni, en 1904 se va a poner la primera piedra para construir una nueva sede en un acto presidido por el rey Alfonso XII.



La fachada se estructura en tres cuerpos, de los que destaca el central, más elevado que los laterales y con el plano de la fachada desplazado. Los laterales están mucho menos decorados y tienen una acusada horizontalidad y sobriedad.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada